Estudios Estrés Oxidativo

Estudios Estrés Oxidativo

Análisis de Laboratorio

Análisis de Laboratorio

Consultoría Especializada

Consultoría Especializada

Estudios Estrés Oxidativo

Estudios Clínicos de patologías asociadas al estrés oxidativo, en el marco de Nuevas declaraciones de Salud en alimentos (Resolución 333 de 2011 y Resolución 684 de 2012 (http://web.invima.gov.co)

AOXLAB como un laboratorio soporte, que proporciona sus servicios con los requerimientos de calidad y bajo las normativas vigentes tanto nacional como internacionalmente para poner en un escenario competitivo los productos que son analizados en nuestro laboratorio, buscamos dar valor agregado para que los productos lleguen a mercados globales donde los requerimientos y especificaciones de salud en etiqueta cobran mayor valor.

La creciente oferta en el mercado de productos con beneficios para la salud, está llevando a las compañías Colombianas que compiten en este sector a afinar sus estrategias para mantener su participación y garantizar la fidelidad del consumidor. Quizá el lanzamiento de nuevos productos es la estrategia más importante que hoy se registra para aumentar las ventas, sacrificar algunos márgenes para hacer una mayor inversión en I+D y competir con el concepto de ‘alimento funcional’.

Esta apuesta en nuestro país necesita de un soporte científico y un modelo de verificación para la veracidad de nuevas declaraciones de salud en el etiquetado de productos, requiere de un equipo dinámico y conocimiento especializado para analizar las bondades de nuestros productos colombianos y competir con claims en etiqueta en un mercado globalizado donde todos buscamos y pagamos por productos que mejoran el bienestar.

AOXLAB S.A.S. ofrece el desarrollo y acompañamiento en Estudios Clínicos, asesoría y validación de productos con Nuevas declaraciones de propiedades para la salud. Esto comprende:

  • Validación de nuevas Declaraciones de propiedades de salud en el etiquetado
  • Valor agregado a productos que en la actualidad tienen un bajo costo comercial
  • Alianzas con laboratorios extranjeros para la certificación adecuada de productos y su posible exportación.
  • Desarrollo de estudios epidemiológicos que soporten las propiedades funcionales declaradas en los alimentos
  • Apoyo en el desarrollo de alimentos con características especiales para combatir patologías (diabetes, Hipertensión, Alzheimer, Parkinson, entre otras)
  • Vínculos comerciales para la gestión y el desarrollo de la innovación y la puesta en marcha de nuevos productos funcionales.

Aunque todos los estudios clínicos dependen de su Objetivo y alcance, además de la hipótesis y sustento científico un ensayo bien diseñado debería ser capaz de proporcionar información sobre el mejor modo de usar un “alimento funcional” experimental o una combinación de “alimentos funcionales” experimentales y alimentos ya aprobados, al tiempo que tendría que mantener un nivel de riesgo bajo para los participantes.

Los ensayos plantean cuestiones y utilizan distintos diseños para intentar responderlas. El conocer los diferentes tipos de estudios y las cuestiones que se formulan en ellos puede ayudar tomar la decisión más apropiada para la declaración de salud a demostrar.

Algunos ensayos son de distribución aleatoria, lo que significa que las personas de características similares, como edad, peso, sexo, origen racial/étnico y estado de la infección, son asignadas al azar (por ejemplo, lanzando una moneda al aire) para recibir un determinado tratamiento u otro. En ocasiones, estos ensayos comparan distintas dosis del mismo “alimento funcional, para ver cuál es la más eficaz y tiene los menores efectos secundarios. La distribución aleatoria ayuda a evitar los sesgos (como por ejemplo, que los pacientes más sanos o más enfermos reciban el “alimento funcional” experimental).

Ciertos ensayos son de distribución aleatoria y con control. En ellos, se compara la atención estándar (más un placebo) frente a un tratamiento experimental. Los participantes en estos estudios serán distribuidos de forma aleatoria para recibir o bien la atención estándar vigente cuando se puso en marcha el ensayo, o bien un tratamiento experimental. Los ensayos clínicos tienen que demostrar que los nuevos “alimentos funcionales” son seguros. Asimismo, permiten la comparación directa de los efectos secundarios, las reducciones de dosis y las tasas de abandono entre la atención estándar del momento y el “alimento funcional” experimental.

En algunos estudios de distribución aleatoria con control, los participantes o el equipo de investigación no saben quién está recibiendo el “alimento funcional” experimental y quién el placebo. Estos ensayos se denominan a ciego simple (o ciego único).

En un ensayo a doble ciego, ni el equipo de investigación ni las personas que toman parte en el mismo saben quién recibe el “alimento funcional” experimental o el placebo. El enmascaramiento se emplea para reducir el riesgo de que las personas abandonen el ensayo o sean tratadas de forma distinta por parte del equipo de investigación.

A veces, el equipo de investigadores y los participantes saben qué tratamiento están recibiendo. A este tipo de estudio se le denomina abierto. En ocasiones, los ensayos abiertos son de distribución aleatoria. Los ensayos abiertos se utilizan para comparar estrategias terapéuticas, dos tratamientos muy semejantes, o cuando no existe un placebo adecuado (un buen ejemplo es el del interferón pegilado: la sustitución por un producto inerte no tiene sentido porque la ausencia de efectos secundarios haría evidente que se trataba de un placebo).

Los ensayos de brazo único no emplean un brazo de control y todas las personas reciben el mismo tratamiento. En determinados casos, se usa este diseño cuando ya se dispone de suficiente información acerca de lo bien que funciona la atención estándar o cuando el tratamiento experimental ya ha mostrado su eficacia en ensayos previos. Estos estudios también se utilizan cuando no existe ningún otro